La carrera del ‘Ratón’ Ayala

Marzolini, Perfumo, Passarella, Ruggeri… El fútbol argentino ha contado con grandes defensores entre los que también está Roberto Fabián Ayala, que hoy cumple 41 años. Le conocemos, sobre todo, por sus siete temporadas en el Valencia y por ser, con 115 partidos, el segundo futbolista que en más ocasiones ha defendido los colores de la ‘Albiceleste’.

El ‘Ratón’ Ayala nació en Paraná, a 480 kilómetros al noroeste de Buenos Aires. Nieto e hijo de futbolista, llevaba el fútbol en las venas. Su padre le entrenaba en el equipo de su pueblo hasta que fue a probar a la capital.

Tras varias pruebas, ingresó en las categorías inferiores de un clásico argentino como es el Ferrocarril Oeste, donde acabaría debutando en 1992. El propio Fabián califica ese primer partido en el fútbol profesional como el recuerdo más feliz de su carrera. Reconoció estar nervioso, pero no por lo que pasara en el terreno de juego, sino por su timidez y por la idea de tener que hablar con la prensa, que le aterrorizaba.

Roberto Ayala

Pero desde ahí fue hacia arriba y, a las dos temporadas, tanto Boca como River querían hacerse con sus servicios. Y En este sentido, hacia arriba es, literalmente, donde iba, porque pese a no ser un central extremadamente alto llamaban la atención sus portentosos saltos. Su padre fue muy hábil en este aspecto y él, cuando de pequeño salía hacer recados, iba saltando; así, al convertirse en futbolista ya dominaba la técnica con naturalidad.

Volviendo a las dos ofertas, Ayala acabaría firmando por River, donde ganaría su  primer título, el Apertura de 1994. Sólo jugó una temporada con los ‘millonarios’, pero aún se declara aficionado de este equipo. Ese año también hizo su debut con Argentina y después llegó un gran paso: el salto a Europa con su fichaje por el Nápoles. Tras tres cursos jugando una media de 30 partidos cambió San Paolo por San Siro.

En el Milan no estuvo tan cómodo, pues Zaccheroni era el entrenador por aquel entonces y no le daba continuidad. Ya había vivido su primer Mundial, el Francia ‘98, y se había consolidado como central titular, jugando todos los partidos.

En 2000 dejó Italia para llegar a España, donde estuvo casi una década. Sus años en el Valencia los considera los mejores de su carrera. Rozó la Champions en su primera temporada, pero el conjunto ‘ché’ perdería contra el Bayern en la tanda de penaltis. Benítez aterrizó en la capital del Turia y con él vinieron los títulos, en los que Ayala era un fijo en las alineaciones.

Ganó su primera Liga en 2002 y ese verano acudió al Mundial de Corea y Japón, pero no jugó ni un sólo partido, ya que se lesionó en el calentamiento del primer partido. Era el capitán de aquella Argentina de Bielsa pero acabó con cero minutos en el casillero.

Un año después de aquel Mundial, en el verano de 2003, tuvo lugar un episodio que muchos valencianistas le echaron en cara. Él venía de jugar más partidos que nunca con el Valencia, 55 en total, y en el club le aseguraron un aumento de ficha que no cumplieron. Entonces Roberto decidió cambiar de club y recibió ofertas de equipos como el Chelsea o el Barcelona, de manera que declaró que, sin menospreciar a su equipo, le gustaría jugar en un grande. No sentó nada bien y Mestalla mostró su descontento en forma de pitada.

Pero, dejando eso atrás, la temporada fue sensacional. Ayala fue el central por excelencia en el año del doblete y corroboró su cartel como uno de los mejores del mundo. Ahora se cumplen diez años de la Liga y la Copa de la UEFA que ganó el Valencia, en las que el ‘Ratón’ tuvo un rol decisivo. Aquel verano también estuvo cerca de salir y volvió a generar polémica, ya que él quería irse al Real Madrid y el traspaso estaba prácticamente cerrado, pero finalmente no se hizo.

Después ganaría el oro con Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas, su mayor logro con la selección. En la 2004/05 las lesiones le impidieron jugar todo lo que hubiera querido, pero las dos siguientes temporadas volvió a ser importante. En Alemania 2006 jugó de nuevo todos los partidos, como ya hiciera en 1998, aunque esta vez no fue el capitán. Finalmente, en 2007, tras 275 partidos y 12 goles, su etapa en el Valencia escribió su punto y final.

Ayala dejó de lado, de este modo, los colores blanquinegros que le acompañaron durante siete años, no renovó y se marchó a un rival directo como el Villarreal. Pero en el ‘Submarino amarillo’ no llegó a jugar debido a que el Zaragoza pagó los 6 millones de su cláusula y desembarcó a las orillas del Ebro.

También decidió dejar la ‘Albiceleste’ después de la Copa América que tuvo lugar en Venezuela, pues pensó que era el momento de dejar paso a las nuevas generaciones y que de ese modo podría, con 34 años, centrarse en rendir bien en su nuevo club. Con los maños vivió un descenso y, tras una temporada en Segunda, un ascenso. Ayala dejaría el fútbol europeo en 2010 y puso rumbo al que sería su último destino como futbolista, Racing de Avellaneda. Jugó seis partidos y anunció su retirada.

Estos fueron los años como futbolista de Roberto Fabián Ayala, un central que comenzó a forjarse en partidos de pueblo cerca de Paraná para acabar consolidándose en un Valencia histórico. A día de hoy forma parte de la Secretaría Técnica del club, donde se dedica, fundamentalmente, a la captación de jugadores. Sólo queda decir, por todos estos años de fútbol, felicidades, ‘Ratón’.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.