La historia de cómo Mou arropó a un mexicano en el Real Madrid

Abel Rodríguez un trabajador que trabajaba encerando suelos en Los Ángeles, tuvo la suerte de ser integrado por Mourinho en su cuerpo técnico durante los juegos que enfrentarosn al Barça y al United. 

El hombre de 41 años de origen mexicano, tuvo la oportunidad de conocer a Maradona, CR7, CH14 y al mismísimo Sir Alex Ferguson.

Como en una historia de fantasía, la hazaña de este trabajador mexicano afincado en EEUU es sorprendente y conmovedora, gracias a la magia que en ocasiones tiene el fútbol.

Abel Rodríguez relató al Sports Ilustrated como José Mourinho, entrenador del Real Madrid en aquella época, fue el responsable de que conociera a Ferguson, Cristiano Ronaldo, y Javier Hernandez. También le permitió vivir la experiencia de formar parte de uno de los equipos más poderosos de la historia.

mou arropando a un mexicano

Cómo Mou arropó a un mexicano en el Real Madrid

Cuando Abel cumplió 8 años, su familia dejó México para instalarse en California. A tan temprana edad recuerda, que ya era un fiel seguidor del fútbol europeo. Actualmente el mexicano puede alardear de haber estado codo con codo con grandes ídolos del fútbol mundial. Y todo ello gracias a Mourinho.

Abel solía tomarse un par de semanas en verano para colaborar como voluntario en los entrenamientos del Real Madrid, sabedor de que a Mou le gustaba hacer la pretemporada en el estado de California. No cobraba nada, pero tan solo con estar cerca de sus ídolos ya tenía suficiente.

Fue esa pasión por el fútbol europeo lo que lo llevo a viajar al viejo continente para poder vivir la experiencia de ver un partido entre el Real Madrid y el Barcelona. El empujón final se lo dio su mujer, que le dijo: “no dejes de ir, es tu sueño y deberias cumplirlo” relata.

El mexicano no tenia entradas ni hotel donde quedarse pero animado por su familia consiguio llegar hasta Madrid. Recuerda que cuando llego a Valdebebas le fue negado el acceso a los entrenamientos pero el insisitió y se quedo esperando un par de horas al frio.

Fue en ese momento cuando Mourinho salio de las instalaciones y el sueño de Abel comenzó. Fue un milagro que lo viera, pero Mou vio al mexicano sentado en una banqueta y le dijo a su asistente: “¡para! es aquel chico que estaba en los Ángeles”.

En ese momento se dirijo hasta el y le dijo:

  • “¿qué estas haciendo por aquí amigo?”
  • “He venido a visitaros. Mi sueño siempre ha sido ver un partido en Europa y por primera vez estoy aquí para ver el clásico.”
  • Ya no quedan entradas ¿Donde estas alojado?
  • “Aún no lo se, contesto Abel, que unos minutos a continuación quedo paralizado.”

Mou hizo algo sorprendente pues lo llevo al hotel de concentración, lo invitó a asistir a los entrenamientos previos e incluso le facilito el acceso al Santiago Bernabéu en primera fila para que pudiera ver el partido que termino ganando el equipo blanco.

Esa misma noche además, estuvo con todo el equipo en el vestuario, donde concoció a Cristiano Ronaldo, y hasta a Maradona que pasaba por allí como invitado de Mou.

Pero la historia no termina aquí pues Mourinho lo invitó a viajar con el conjunto a Manchester y trabajar como si fuera parte del equipo. El técnico además corrió con todos los gastos de Abel, que pudo ver la Champions desde dentro.

Así fue como el Mexicano paso de estar esperando bao el frio, a ver ganar el Madrid y solo 3 días después llegar a Manchester con la equipación merengue y colaborando con Mourinho como uno más del cuerpo técnico del equipo.

Poco después, en el estadio de Old Trafford, Abel tuvo la oportunidad de conocer a Sir Alex Ferguson en el túnel de vestuarios e incluso a Javier Hernández, su compatriota.

El jugador azteca se le acercó durante el partido e intercambió algunas palabras con él. También le dijo que le obsequiaría con sus pantalones tras el partido. Lo que Abel no sabia es que Mou había pedido aquel favor personalmente a “Chicharito”.

Después de ver como el equipo español triunfaba, Abel pudo incluso festejar en el vestuario junto al equipo. Una gran historia que Rodríguez podrá contarle a sus nietos sin duda: “Me trataron como uno más” contaba.

Abel conserva de aquella hazaña recuerdos como las camisetas firmadas de Özil, Essien, Chicharito, Ferguson y Kaká quién incluso le regaló unas botas, además de uno de los balones con los que se jugó el partido.

Ya de vuelta en Los Ángeles el mexicano podía presumir, no solo de haber conseguido sus sueño, sino tambien de haber sido por unos días el amuleto del Real Madrid gracias a Mourinho.

El propio entrenador luso dijo que Abel era una gran persona y un gran trabajador: “la gente dijo que Abel tenia que quedarse, se quedó y logramos ganar los dos encuentros” dijo Mou sobre el mexicano. Así que todo el mundo salió ganando con esta historia con final feliz.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.