Joe DiMaggio, el hombre tranquilo

Joe DiMaggioJoe DiMaggio está considerado uno de los mejores jugadores de la historia del béisbol y un emblema de los míticos New York Yankees. En un deporte tan estadístico y matemático, DiMaggio dejó algunos récords memorables, entre los que destaca el de 56 partidos consecutivos consiguiendo, al menos, un hit. Además de promedios de bateo, bases robadas y ‘home runs’, el envoltorio que ha rodeado al béisbol durante el siglo XX y lo que llevamos de XXI resulta más auténtico gracias al vínculo en blanco y negro entre celebridades artísticas y deportivas norteamericanas.

Esa tradición de flashes y revistas alcanzó su máximo apogeo el 14 de enero de 1954 cuando, en San Francisco, Joe DiMaggio y Marilyn Monroe se casaron. El vínculo no fue muy duradero, tan sólo nueve meses, pero sirvió para demostrar los valores e integridad de un hombre como DiMaggio.

Su apellido ya indica la descendencia italiana de DiMaggio, que se crió en el seno de una familia tradicional, algo que no ayudó demasiado a la hora de aceptar la vida popular de Marilyn Monroe. DiMaggio, que llevaba apenas unos años retirado cuando se casó con la ‘Rubia de Oroprefería pescar y dormir la siesta a tener que asistir a inauguraciones, fiestas o ruedas de prensa.

Un rasgo que mantuvo hasta el final de sus días, siendo un hombre discreto que durante 20 años mandó, sin falta, un ramo de rosas tres veces por semana a la tumba de Marilyn. La interrupción del gesto, según cuentan sus allegados, tuvo que ver con el revuelo generado a causa del vigésimo aniversario del adiós de Marilyn.

Es curioso el poco afán de protagonismo que caracterizó a uno de los ‘cinco grandes’ en la historia de los Yankees. Muestra la realidad de otra época, en la que los que llegaban al estrellato no habían soñado con tanta parafernalia.

DiMaggio no quería fotos ni gente persiguiéndole por las calles, simplemente batear y recibir el cariño merecido dentro de un estadio. Desde su retirada en 1951, los seguidores del equipo del Bronx esperan que cada 25 de noviembre pueda nacer un nuevo Joe DiMaggio en el que fijarse, tanto dentro como fuera del campo.

joe dimaggio bateando

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.