Futbol gaélico ¿Qué es? Las reglas y su historia en el mundo

El fútbol gaélico es un juego procedente de Irlanda, lleno de singularidades y una personalidad propia, que se expresa en el hecho de que son pocos los países que cuentan con este tipo de deporte. Un juego que forma parte de su cultura desde tiempos inmemorables, por lo que es bastante popular en estos territorios.

¿Qué es el fútbol gaélico?

Cuando nos referimos al fútbol gaélico podemos decir que es un deporte de enorme prestigio, muy similar al rugby, de enorme popularidad en Irlanda.

Un partido de esta disciplina puede llenar espacios con hasta 82 mil personas, por lo que es realmente popular. Se ha adaptado en otras naciones, dado lo divertido de su juego.

El objetivo del fútbol gaélico es que el balón, quede dentro de la portería del rival obteniendo 3 puntos, o por encima del travesaño logrando uno. Si se espera sumar, es necesario que se patee la pelota o sea golpeada con los nudillos, aunque se prohíbe levantarla del suelo con las manos o avanzar 4 pasos sin haber realizado un pase.

fútbol gaélico

Tampoco está permitido realizar el “soloing” un término que se le denomina a patear la pelota hacia las manos. Esta permitido el contacto físico, pero se encuentra limitado con los derribes con el hombro, esto incluye el agarrar o empujar con las palmas a un jugador rival.

Asimismo, se puede golpear el balón en las manos de otro, evitando forcejear con el mismo. Se prohíbe tocar al portero en el área o bloquear un tiro hecho con los pies.

Es tan popular que cuenta con torneos nacionales e internacionales, por lo que es una excelente disciplina a practicar.

Dentro de sus características, tenemos que se juega en equipos de 15 personas en una cancha hecha de césped con forma rectangular, con unas porterías en sus extremos con forma de la letra “H”.

El objetivo es anotar puntos pateando o lanzando el balón con las manos introduciéndola en la portería contraria, proclamandose ganador el que tenga la mayor puntuación.

campo de fútbol gaélico

Este deporte está respaldado por la Asociación Atlética Gaélica, encargada de velar por este tipo de deportes en Irlanda. La organización cuenta con reglas estrictas sobre la condición de aficionado de los que juegan, y organiza anualmente competiciones entre condados y clubes.

Para poder aprovechar al máximo las características del el fútbol gaélico, es necesario resaltar que cuenta con unas reglas bastante específicas que serán analizadas en el siguiente punto.

Reglas del fútbol gaélico

Para conocer con mayor facilidad las reglas del fútbol gaélico, es necesario que sepas las posiciones de los jugadores. Existe 1 portero, 2 corner back, 1 full back, 3 half back, 2 centrocampistas, 3 halfforward, 2 forward y 1 full forward. Todos ellos compiten en un tiempo de 60 minutos, que se divide en 2 tiempos de media hora cada uno.

En estos equipos, además de los 15 jugadores incluye la misma cantidad de suplentes, aunque solo 5 de ellos pueden saltar al campo. Se deben enumerar del uno al quince, comenzando por el portero que utilizará una franela de una tonalidad diferente.

En cuanto al balón, es de cuero muy similar al de fútbol tradicional, con un poco más de peso, franjas horizontales y muy similares en apariencia a los balones de voleibol. Se puede patear y pasar con las manos, como hemos mencionado, esto último se realiza golpeándolo con el pulgar o los nudillos.

Acciones que se consideran para el reinicio del juego

Existen ciertas acciones que pueden ser empleadas para el reinicio del juego. Entre estas, se encuentran:

  • Cuando el delantero arroja el balón fuera de la portería y cruza la línea de meta, el portero debe sacar desde la punta del sector pequeño. Todos los jugadores precisan encontrarse detrás de la fila de los 20 metros al momento de realizar el saque.
  • Todos los jugadores se deben encontrar detrás de la línea de los 45 metros y fuera del semicírculo en caso de que un delantero haya anotado. El portero debe sacar desde los 20m.
  • El partido inicia únicamente cuando el balón es lanzado entre los 4 jugadores que ocupan el centro del campo.
  • Cuando un jugador haya sacado la pelota del campo, el otro equipo puede realizar una patada lateral, justo en el punto en el que salió. Debe ser ejecutada desde el suelo o con las manos.
  • Si el defensor tira la bola fuera de la portería y cruza la meta, los rivales deben realizar un saque desde las líneas de los 45 metros, justo donde el balón salió.
  • Si uno de los jugadores del equipo hace una falta, los rivales pueden realizar un tiro libre en el lugar donde se cometió. Puede ser realizado desde el suelo o con las manos.
  • Si la defensa hace faltas en el área rectangular, le dan la oportunidad al rival de realizar un penalti desde el suelo en el centro de la línea de 17m. El portero es el único que puede custodiar los goles en este momento.
  • En caso de que exista un forcejeo entre jugadores por el balón, y se desconoce quién lo poseía con anterioridad, el árbitro puede solucionar este problema de un modo muy práctico. Se realiza un saque central, hacia el aire haciendo que 2 miembros de los equipos tengan un encuentro frontal.

Todas estas reglas son fundamentales, ya que permiten que el juego pueda llevarse a cabo en términos igualitarios. Saberlas y manejarlas durante el juego es fundamental.

Historia internacional del fútbol gaélico

Los deportes tradicionales irlandeses, forman parte de su nación desde tiempos inmemorables. Durante el siglo XIX algunos pobladores estaban mostrando preocupación por su extinción, teniendo en cuenta la popularidad de algunos deportes actuales como el futbol o el rugby. Por lo tanto, se buscó estandarizar y regular los juegos gaélicos, y practicarlos con mayor frecuencia.

La clave de la integración del fútbol gaélico como deporte popular se logró demostrar con una identidad colectiva irlandesa, y la fundación de la Gaelic Athletic Association (GAA), hecha en 1884 con el objetivo de regular los deportes tradicionales de Irlanda. Entre estos, el hurling, el camogle, el handball y el principal, que ya hemos mencionado.

Tal fue el éxito de fútbol gaélico en aquella época que se fomentó un sentimiento de pertenencia y patriotismo a lo largo y ancho del país. Hasta el año 1971 era una disciplina prohibida para aquellos que practicaban deportes foráneos, y las principales iglesias apoyaban y promovían el deporte, creando lazos sociales y de identidad.

El fútbol gaélico en Galicia

Cuentan con una liga reconocida oficialmente por la GAAA y la organización Galega de fútbol gaélico. Cuenta con varios equipos que se encuentran en competiciones nacionales e internacionales.

También poseen una pequeña liga femenina que consta de 9 equipos, así como una asociación y selección que les permite participar en partidos internacionales.

En la actualidad, se realizan campeonatos en los que acuden hombres y mujeres bajo las mismas normas promoviendo la igualdad de género en los deportes.

Dada esta característica, fue fundada la primera liga mixta de fútbol gaélico que tiene por nombre Liga Gallaecia. Una excelente forma de mantener viva la pasión por el deporte.

El fútbol gaélico en Irlanda

Tras independizarse del Reino Unido en 1923, el fútbol gaélico fue considerado como el deporte nacional del país. Cuenta con una Liga que se disputa entre sus condados anualmente durante los meses de febrero y abril desde 1926, campeonatos provinciales de mayo a julio, y el gran campeonato irlandés que empieza después.

El gran campeonato irlandés de tbol gaélico es uno de los torneos más prestigiosos y antiguos de este deporte, se realiza entre condados y termina en el mes de Septiembre. Es prácticamente el deporte rey en Irlanda.

El fútbol gaélico en Australia

Cuando nos referimos al fútbol gaélico en el territorio australiano, este se encuentra regulado por el Comité Regional de Australia.

Es uno de los muchas organizaciones que promueven este deporte fuera de Irlanda, y se encarga de organizar los deportes tanto de dicho país como de Nueva Zelanda.

Se divide por regiones y generan diversas competiciones especiales y atractivas a la comunidad.

El fútbol gaélico en Argentina

En este territorio, el fútbol gaélico fue llevado a Argentina a mediados del siglo XIX, pero no fue hasta 2009 cuando empezaron a tener seguidores los deportes de este tipo.

El Hurling Club en aquel entonces organizó unos campamentos de verano, de jóvenes principalmente, con excelentes resultados.

Posteriormente, en el 2013 se realizaron invitaciones desde Irlanda a participar en un festival de fútbol gaélico donde los argentinos tuvieron representación.

En el 2017 se fundó un club en la ciudad de San Isidro siendo en junio de mismo año el primer partido oficial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.